Amazon adquiere Colis Privé, el negocio de la logística en su punto de mira

Se espera que este primer trimestre de 2016, Amazon adquiera el restante 75% de la empresa francesa de paquetería Colis Privé,de la que poseía el 25% desde 2014, según una información aparecida en Fortune.


No es un hecho puntual, ya que Amazon compró también en 2014 el 4% de participación en Yodel, empresa de reparto de Reino Unido.

¿El gigante Amazon puede estar en condiciones de competir con los gigantes 3PL como DHL, UPS o FedEx?

De momento, Amazon externaliza este servicio principalmente con empresas como UPS y FedEx, pero todo apunta a que no quiere dejar fuera de su ámbito esta línea de negocio en la que está experimentando con drones, con su propia flota de camiones e incluso negociando el alquiler de 20 aviones Boeing 767 para reparto  ( The Seattle Times, ver enlace abajo). Según Fortune, citando The Wall Street Journal, el gigante minorista online quiere depender menos de los gigantes de paquetería, lo que habría llevado a tensiones con UPS con el que tiene una cuenta de alrededor de un billón de dólares.

Lo que ya se conoce como “el efecto Amazon” despierta el interés de los analistas hacia los pasos que va dando el mayor minorista online del mundo en su irrupción en nuevos negocios.

Amazon ya tiene experiencia como proveedor de servicios a terceros en la nube con infraestructura As-a-Service en Amazon Web Services, AWS, y Marketplace. Si Amazon Web Services, AWS, le aporta 50 BN$ en valor, la logística puede suponerle alrededor de 400 BN$.

Su fuerte posición en el comercio electrónico con 280 millones de clientes activos y más de 175 millones de visitantes al mes; junto a una compleja logística interna que opera en 167 centros de distribución en el mundo (más de 100 millones de metros cuadrados), le abre numerosas opciones. Sus esfuerzos para agilizar la logística interna ya le ha llevado a la compra de Kiva Systems o a sus ensayos con robots colaborativos, RFID, estrategias de pick pack and ship, software, entre otros, para dar respuesta al difícil reto del picking no estructurado.

En una empresa con esa potencia disruptiva para abordar cualquier negocio alrededor de su núcleo: el comercio eléctronico, no es de extrañar que quiera también su parte  del importante pastel de la distribución de paquetería. El reparto en la crítica última milla es puesto a prueba también por Amazon con un centenar de ingenieros que ensayan la viabilidad de tecnologías como drones, para tensionar su cadena de suministro en sus centros de alto rendimiento Amazon Fulfillment.

Tags: almacenaje y cumplimiento de pedidosfulfillment de ecommerce