En busca de la eterna juventud

Cada vez más personas se someten a operaciones y tratamientos de cirugía estética. Liposucciones, aumentos de mamas y operaciones de nariz son las intervenciones con mayor demanda.

En cuanto a las edades a las que los leoneses comienzan a realizarse estas intervenciones la media es cada vez más baja, aunque también depende del tipo de operación. «Las intervenciones mamarias se suelen hacer ya desde los 25 años de edad, las de párpados desde los 50, las rinoplastias desde los 21 y las liposucciones desde los 18 años», añade González.

Eso en cuanto a operaciones de cirugía estética, cuyo avance continuo consigue cada día mejores resultados, intervenciones que no precisan anestesia y casi nunca un postoperatorio. Pero también tienen cada vez más peso los tratamientos estéticos. En este caso, el botox es el rey; seguido de la flacidez y el rejuvenecimiento de la piel. Aquí las mujeres siguen siendo las que más demandan estos servicios, con una media de edad que se sitúa entre los 40 y los 50 años. Los tratamientos contra la calvicie también están de moda entre los ciudadanos leoneses, «tanto en hombres como en mujeres», subraya González.

Para la doctora Carmen Remo, cabeza visible de la unidad de medicina estética del Centro Médico Prevenleón, el tipo de personas que acuden hoy a una consulta de medicina estética son —en su mayoría— «mujeres de edad media que buscan mejorar su aspecto mediante actuaciones médicas muy poco agresivas que no determinen grandes cambios sino múltiples pequeñas mejoras», remarca.

«Muchas de ellas nunca se han realizado ningún tipo de tratamiento y acuden a la consulta con cierto respeto y algunas veces con conceptos equivocados. También la demanda de los hombres a estas consultas está sufriendo un incremento importante en los últimos años y suelen hacerlo antes que en el caso de las mujeres. Me llama la atención que cada vez más gente joven acude a la consulta, el mensaje de cuidarse y comenzar a hacerlo pronto está calando en la población».

Desde su experiencia, el llamado lifting de ocho puntos es un tratamiento muy demandado en la consulta y supone un cambio profundo en el abordaje del envejecimiento. «Otro tipo de tratamiento que se demanda continuamente, y en muchos casos son previos a los anteriores, son aquellos destinados a mejorar la calidad de piel (piel apagada, manchas, cuperosis, marcas de acné, etc). Utilizamos con mucha frecuencia peeling químicos, luz pulsada, mesoterapia con vitaminas o plasma rico en plaquetas. Todos ellos hacen que la piel recupere frescura».

Pese a lo que pueda parecer, someterse a este tipo de tratamientos es cada vez más asequible. «Desde 300 euros ya se pueden encontrar soluciones», confirman los expertos.