Aprender inglés: algunas opciones para viajeros apurados

En el aeropuerto, en un restorán, de compras o en un hotel: son muchas las situaciones comunicativas a las que se enfrenta cualquier turista. Ahora, cuando el destino escogido implica expresarse en inglés, no todos se desenvuelven de la misma forma. En Córdoba y en la página web existen distintas opciones para aprender el idioma de forma rápida, sencilla y con contenido amoldado a contextos de viaje.

En la academia

Ciertos institutos ofrecen algun curso de ingles intensivo específicos para viajeros. Son modalidades presenciales de corta duración (entre uno y 4 meses) y acostumbran a abrir en función de la demanda. Al priorizar la práctica oral, se organizan en base a grupos reducidos de entre seis y ocho personas. El programa vira en torno al léxico y las expresiones básicas que precisa el turista para manejarse en medios de transporte, reservas de pasajes, compras, visitas culturales, etc.

En Córdoba, United English brinda un taller de estas peculiaridades. Lo mismo hace Dorset, que aparte de esta modalidad (dirigida a alumnos con un nivel intermedio) incluye contenidos viajantes en sus cursos de inglés. IIBA dispone de estudios intensivos, destinados a personas que necesiten aprender el idioma desde cero. En general, el costo una parte de los novecientos pesos mensuales y el cursado se realiza entre dos y tres veces a la semana.

“Mix”

Para quienes no cuentan con disponibilidad horaria, hay otras propuestas. Go! Idiomas complementa sus cursos presenciales (capacitaciones de un par de meses en grupos pequeños) con opciones semipresenciales, que incluyen trabajos en una plataforma virtual. Ambos apuntan a progresar la fluidez oral de los alumnos y cuentan con programas concretos para quienes viajan por Work and Travel. Por su lado, Cultura Británica dispone de clases de charla grupales, tutorías adaptadas (presenciales, con horarios a determinar) o bien clases vía Skype (individuales, con bultos de entre 10 y veinte horas bimensuales y horario a pactar).

Los contenidos se adaptan a las necesidades del grupo o bien de la persona y hacen énfasis en la oralidad y en el léxico. Oxford Idiomas ofrece alternativas presenciales (individuales o bien en conjuntos reducidos) con apoyo de prácticas y ejercitación on line. Los temas relacionados al viaje (aeropuerto, alojamiento, dinero, orientación, etcétera) se enseñan haciendo foco en la interacción y la charla. Los costos varían entre 600 y mil setecientos pesos mensuales, conforme modalidad.

Desde la “compu”

En la web se pueden hallar un sinnúmero de páginas gratis dedicadas a inglés para viajes. Ciertas brindan léxico y expresiones útiles (divididas por unidades y temáticas) y otras se enfocan sólo en oraciones. Generalmente, cuentan con la opción de percibir la pronunciación de cada palabra. Aunque estas opciones alternativas carecen del contexto, del seguimiento y del diálogo que proporcionan los cursos, pueden servir como un recurso “de último momento”.

En YouTube hay videos y cuentas enteras dedicadas a enseñar el idioma. En Amigos Ingleses, por ejemplo, una de España y un británico simulan diferentes situaciones en vídeos cortos, activos y con humor.

Servicio personalizado

En el momento de prepararse para viajar se puede recurrir asimismo a un maestro particular, que dé clases a domicilio o en su propia vivienda. En un caso así, se regula el contenido de manera flexible, conforme las necesidades del pupilo. Hay docentes que cuentan con programas concretos de inglés para viajes.

Al ser adaptadas, las clases se amoldan a cada viajante, incorporando terminología particular según la profesión y el destino. El valor cambia dependiendo del lugar de dictado (casa del maestro o del alumno), zona (en el centro hay mayor competencia de costes) y trayectoria del enseñante. Normalmente, la hora cuesta entre ciento cincuenta y 300 pesos.